Contacto

bosquedeaguilas@gmail.com

miércoles, 26 de diciembre de 2012

21 de diciembre en Cantona


Se piensa en Cantona o Caltonac como en una zona arqueológica enigmática y única en su tipo, por haber escapado a la destrucción durante las épocas de la conquista y de la colonia. El sitio muestra la urbanización en su parte baja y el área destinada al culto en el área superior. Hasta el momento, dentro de los 17 kilómetros cuadrados de superficie, guarda los secretos de sus constructores y moradores. Se especula y se concluye en base a los hallazgos. Sin embargo debo comunicarles que a decir de los abuelos encargados de guardar las tradiciones, Cantona es un lugar sagrado y por tanto sus teocalis y sus juegos de pelota están vivos y aún sirven a las deidades.

En ese lugar se llevó a cabo el Segundo Encuentro Internacional de Sabiduría Ancestral. Tal y como estaba programado el día 20 de diciembre se encendió el fuego ceremonial con danzas y cantos. Con aromas a copal y colores encendidos. Con la intención de trabajar por la unificación.


La historia comenzó en el Calmecac y la casa de Águila Real en donde se dieron cita los invitados llegados de Alemania, Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Chile, China, España, Francia, Grecia, Hungría, Perú; de las etnias Wirrarika, Mexica, Totonaca, Purépecha, Hopie, Lakota, Rapa Nui, Mapuche, Olmeca; todos unidos en el empeño por avanzar en la tarea de ofrecer proyectos encaminados a la unificación.


Continuamos en la ciudad de Puebla con la cena ofrecida por el gobernador del estado, el Doctor Rafael Moreno Valle, el día 19 de diciembre. Antes del amanecer del día 20, los invitados fueron trasladados a Cantona. El Presidente Municipal de Tepeyahualco de Hidalgo, en dónde se encuentra Cantona, don Fabio Guzmán Martínez, presidió frente al fuego sagrado la ceremonia de apertura de los trabajos.


La realidad superó las expectativas. Tal y como la imagen muestra, el autobús, ejemplo de la época actual, se combinó con el tipi y el temazcal; ritos, cantos, intercambio de ideas, de costumbres. Propuestas y conclusiones. Debates. Un compartir que finalizó con la ceremonia en la zona sagrada de los teocalis y en la laguna de Alchichica.


Por el momento dejo imágenes; más adelante hablaré de las propuestas y acuerdos que florecieron en cada uno de los ocho pétalos de la flor de la unificación. 



Imagen proporcionada por Joanna

Imagen proporcionada por Joanna

















Imagen proporcionada por Joanna

Los elíxires florales y la creatividad


La influencia de los elixires florales en la creatividad
Mta. Ma. Eugenia Bear Sanz
Segundo Encuentro Internacional de Sabiduría Ancestral
21 de diciembre de 2012
Cantona, Puebla



A partir del método desarrollado por el Dr. Edward Bach, surgió el interés por la investigación del efecto de la terapia floral, no sólo en los procesos de sanación espiritual, mental y del cuerpo físico, sino en el ámbito de la amplificación de la conciencia y su influencia en el proceso creativo.

Iniciaré con la frase de: “las fronteras sólo existen en la mente ordinaria.” En el proceso creativo, el primer paso es trascender las fronteras impuestas por las creencias implantadas por la educación formal y el proceso de socialización. Aprendemos de otros prácticamente todo, desde la manera de hablar, comer y vestirnos, hasta la forma de sentir y expresar nuestras emociones. Al parecer, en una etapa de nuestra vida, somos por completo el producto de la sociedad en la que vivimos. Muñequitos de trapo, de cera, de plástico a conveniencia de unos cuantos. Si en este punto de la lectura sientes el deseo de mandar al autor a visitar a sus ancestros al cementerio, vale la pena hacer una pequeña reflexión y resistir unas líneas más.

Las sociedades se mueven dentro de sistemas de creencias, algunos funcionales y otros limitantes. Pocas veces cuestionamos el por qué dicen las abuelas que si a los recién nacidos se les corta el pelo o las uñas, es probable que tengan serios problemas para hablar; o que una joven que perdió la virginidad no encontrará ya un hombre decente que la quiera. Dos ejemplos ampliamente difundidos y que pueden darnos risa, sin embargo, “por si las dudas”, cientos de mujeres les hacen caso. Podría escribir una novela acerca de las creencias destructivas de nuestra sociedad, y varias más si me interesara incluir las de cada sociedad existente en nuestro globo terráqueo. Sin embargo, y a pesar de cuestionarlas, les damos poder, y creencias realmente venenosas han sobrevivido e incluso circulan ya por la red. Nuestro querido master google, a quién recurrimos con nuestras dudas y pesares, pone a la disposición informaciones valiosas y por supuesto aquellas que no lo son. Por tanto, la única manera de combatir las creencias limitadoras es a través de la auto reflexión, pero desde una posición neutra o libre de prejuicios. Difícil pero a la vez posible.

Regreso entonces al irrefutable tema de las fronteras, límites o candados impuestos de manera sutil sobre nuestro cuerpo y nuestra psique, que cuando son nocivos afectan directamente al cuerpo energético y espiritual y limitan la posibilidad de alcanzar la felicidad, el desarrollo armónico del ser y por supuesto la creatividad.

Todo parece indicar que la mayoría de los sistemas de creencias no favorecen la amplificación de la consciencia y atentan en contra del desarrollo creativo en todos los ámbitos: ciencia, arte, tecnología y vida cotidiana. Un ejemplo más que trillado es el de Galileo Galilei; ¿los motivos?, difieren según la sociedad y las políticas gubernamentales que las rigen. Es simple darse cuenta de que es una situación compleja y a la vez simple, puesto que podemos fácilmente traspasar las fronteras impuestas cuando detectamos su existencia y de manera respetuosa e impecable, decidimos jugar conscientemente el juego impuesto y abstenernos de jugarlo cuando no sea conveniente.

En este espacio nos ocupa el tema de la creatividad por lo cual diré que el concepto se refiere al nacimiento de un pensamiento, concepto o idea original. El segundo tiempo consiste en la expresión de esa idea creativa al colectivo. El tercer tiempo sería la materialización de esa idea creativa.

La persona requiere entonces reconocer las fronteras y amplificar su consciencia para acceder a su potencial creativo, de no hacerlo, su mente girará alrededor de las mismas ideas provenientes de la educación formal y las creencias de su grupo de origen. Mientras más joven lo intente, mayores posibilidades tendrá, puesto que el sistema de creencias aún no habrá cristalizado. Los jóvenes y adultos requerirán de un mayor esfuerzo, sin embargo es posible lograrlo. En este punto puede surgir la controversia entre dos creencias: la primera afirma que la creatividad es un don y estadísticamente vinculado a la herencia. Otros consideran que la creatividad se relaciona con una manera amplificada de observar y la perseverancia que lleva a la consolidación de la idea creativa. Es claro que ambas tienen cabida en el apasionante mundo de la creación y una postura no anula a la otra, puesto que todos tenemos la posibilidad de ser creativos sin importar la labor que desempeñamos o la familia de la cual provenimos.

Miramos a la derecha e izquierda y encontramos maestros que logran prodigios con sus alumnos; mecánicos echando a andar carcachas inservibles con piezas hechizas; músicos autodidactas; danzantes que sobresalen del conjunto por la belleza única de sus movimientos; amas de casa cuya alquimia culinaria logra el embeleso de sus comensales; hombres y mujeres felices sobrevivientes en el tercer mundo. Ellos son creativos. Escaparon de los clichés y se atrevieron a experimentar formas no escritas de hacer las cosas.

Entonces, la creatividad se sostiene en la apertura o amplificación de la consciencia. El creativo mira hacia los cuatro puntos cardinales, arriba y abajo, y se atreve a caminar en la oscuridad. A esa postura se suma otra característica: la visualización. Algunos la describen como la capacidad para soñar o ensoñar el futuro. Es común escuchar la expresión de: “es un visionario”.

La visualización creativa es un medio de lograr estados alterados de la conciencia por medio de la conexión neurológica entre las diferentes áreas cerebrales. A mayor coherencia cerebral, mayor será la calidad del funcionamiento. Para visualizar se requiere de la imaginación, en sí se refiere al proceso energético y cerebral que lleva a crear una idea, una imagen, un sonido, una textura, un aroma o a experimentar sensaciones más allá de nuestro repertorio habitual. Se inicia con la concentración en una idea, imagen o sensación conocidas, hasta convertirla en una clara visualización, tan exacta que parecería estar dentro de una “realidad objetiva”. “Con nuestros pensamientos creamos al mundo”; en sí, el poder de la visualización lleva a cambiar incluso condiciones de nuestro cuerpo físico. Es clara entonces su efectividad pues creamos en la mente la realidad futura. En el ámbito de la pintura, la visualización permite el trazo, la aplicación de las diferentes opciones de color. El pintor cambia, adapta, adhiere, elimina hasta ver la obra. Luego, la materializa en el lienzo. Mozart soñaba con su música, Beethoven imaginaba el sonido. Dos ejemplos de los cientos reportados en la literatura del proceso creativo.

Hasta el momento y de manera general se ha expuesto que la inspección acuciosa de los argumentos que sostienen las fronteras y el cuestionamiento a la solidez del sistema de creencias, llevará a la persona a mirar con mayor amplitud, y por tanto, su consciencia le permitirá observar otros soles, otras galaxias. Su mirada dejará de ser miope. Esa nueva postura existencial se beneficiará con las técnicas de visualización creativa, ellas le facilitarán el “crear” una realidad subjetiva, no vivida, en la cual podrá experimentar las ideas imaginadas.

Los elíxires florales brindan el soporte a los procesos de observación del entorno, al análisis y síntesis de las situaciones externas e internas, al proceso de la visualización y a la expansión de la conciencia. La búsqueda del potencial creativo, en un efecto dominó, permitirá el desarrollo de las dimensiones del ser. Silencio-existencia, dimensión biológica, dimensión ecológica, dimensión cognitivo-emocional, dimensión interpersonal, dimensión comportamental y la dimensión de trascendencia. Cito al autor del Modelo Holodimérgico: Rafael Aluni Montes.

En una flor observamos belleza y la síntesis de la complejidad del universo; la geometría sagrada se manifiesta en cada uno de sus componentes y a pesar de ser la parte más frágil de la planta, en ella se contiene el potencial de la creación. Cito a Fernando Sánchez quien dice que “los átomos de la flor son procesadores de luz y tienen la capacidad de absorber y emitir radiación fotónica. A escala cuántica, una flor es un campo electromagnético.” Cada tipo de flor posee su propio registro y cualidades únicas. A través del agua de manantial y la acción solar, se obtienen las “virtudes” de la flor; al ser ingeridas, la conciencia de la persona decodifica e internaliza el registro o cualidades de esa flor.

El elíxir o esencia floral actúa entonces como un etéreo lazo que conecta a la persona con aquellas cualidades o virtudes de las cuales se encontraba alejado o desvinculado. Acerca a la esencia del ser.

Es un proceso similar al que ocurre cuando leemos un texto en una gran biblioteca (la naturaleza). Para estudiarlo hacemos un resumen de cada capítulo (cada una de las esencias florales), ya en casa, desmenuzamos la información línea a línea hasta comprenderla efectuándose entonces cambios en la conciencia de la persona.

Pensemos en la conciencia sutil como un espacio-tiempo en el cual “nos damos cuenta” y nos conectamos a la fuente universal. El ser consciente trasciende los sistemas de creencias o implantes culturales pues deja los canales perceptuales a la disposición de la inteligencia emocional y la intuición. El efecto de los elíxires florales consiste en facilitar la conexión con nuestro ser y con la sabiduría del cosmos. La personalidad quedará a la vista permitiéndonos identificar y separar el trigo de las yerbas parásitas, en el camino de limpieza es cuando surge el ego de la identidad que es el verdadero soporte de nuestra existencia terrena. Cito a Marcelo Caprioglio: “No confundas la mente de la personalidad con la de la identidad: una pertenece al universo mental de la creación donde todo, absolutamente todo, es creado desde la fuente universal, y la otra emana de la personalidad distorsionada por el ego que enfatiza en lo personal y es de interés falso propio para auto-complacerse sin importar y sobrepasando la identidad del ser.”
Pasaron ya veinte años desde mi primera investigación acerca de la “Dominancia hemisférica cerebral y su relación con la conducta creativa” y la continua revisión de la literatura al respecto. En mi propio trabajo experimenté con diversas técnicas además de haber deglutido con dificultad un sin número de talleres relacionados con el desarrollo de la creatividad en la pintura y la escritura. La búsqueda a través del tiempo me llevó a darme cuenta de los elementos que facilitan la expansión de la consciencia, y que al mismo tiempo intervienen en el proceso creativo.

No lo considero un método o una técnica como tales, sino una sugerencia para el trabajo con niños y jóvenes de 15 a 90 años de edad.
Son muchos los ejercicios de visualización y me permito comentar el que personalmente practico y tomé de las enseñanzas de Amorah Quan Yin.
Esta visualización despeja las creencias, juicios, imágenes perfectas y formas de pensamiento.
“No hay límites, sólo creencias, es mi expresión favorita”. Significa que uno crea su propia realidad y aquello que uno cree se manifestará a lo largo de la vida conscientemente o no.
 Los elementos para despejar una creencia son:
1. Ser consciente de la creencia.
2. Estar dispuesto a reconocer la creencia como tal y no como verdad absoluta.
3. Disposición a deshacerse de la creencia.
4. Disposición a sentir y liberar emociones relacionadas con la creencia.
5. Aceptar la responsabilidad de crear la realidad propia y de no ser víctima de ella.
6. La capacidad de imaginar una alternativa sana e ilimitada de la creencia.
7. Un método para liberar la antigua creencia.
 Imaginemos ahora la creencia de “no puedo ser creativo”.
 Cierro los ojos y visualizo una imagen o un símbolo que represente esa creencia. Me imagino entonces frente a un espejo y el cristal se rompe en reacción a la imagen. Retengo mi imagen frente al espejo roto en el ojo de la mente mientras pienso en la creencia. Respiro profundamente para descubrir en dónde se contrae y que emociones se manifiestan. Puedo quizás descubrir el chakra del corazón constreñido o la cabeza bloqueada o la interferencia de alguna tensión en el cuello. Respiro y siento esas partes afectadas dialogando con ellas y diciéndoles que la imagen rota en el espejo y la idea de no poseer los elementos necesarios para ser creativo son falsas, son reacciones a una creencia.
Se le pide al cuerpo que se relaje y libere la contracción provocada por la emoción.
Cuando el cuerpo esté relajado y las emociones suavizadas, visualizo la imagen o símbolo como si fuera una fotografía. Cuando tengo la imagen nítida la marco con un plumón rojo con la palabra: “CANCELADA”. Luego la rompo y la quemo en un fuego violeta hasta que desaparezca.
La llama violeta transmuta la energía hacia una frecuencia vibratoria superior o la ilumina. Repito el ejercicio cuantas veces lo requiera y una vez cancelada la creencia, estaré en posibilidades de concentrar mi energía en el proyecto en el que deseo trabajar.
 Durante la etapa de visualización, la ingesta del elíxir floral facilita los procesos. Para el desarrollo del potencial creativo empleo la esencia de la Flor de Peyote (del sistema de esencias de flores maestras) pues ayuda a dejar atrás las experiencias pasadas que no benefician la evolución. Combate el racionalismo excesivo y sensibiliza al sentido de pertenencia ecológica planetaria. La esencia del Hikuri trabaja en el potencial latente de la creatividad, imaginación e intuición. Nos conecta además con la abundancia exterior e interior. La combino con la esencia de la flor de Biznaga (del sistema de elíxires aztecas) pues trabaja con los aspectos sombríos y profundos de la vida inconsciente. Al hacerlo, facilita la conexión con la misión y los dones latentes. Nos lleva a ser congruentes entre el pensar, el sentir y el hacer cotidiano. La esencia de la flor de Biznaga nos facilita el romper con los patrones de conducta nocivos y favorece el trabajo y la búsqueda espiritual. Por último, la dosis de la creatividad incluye la esencia de la Rosita Amarilla (esencia floral del Desierto de Chile) o Ceracífera (del sistema floral de Bach) las cuales nos proveen de claridad, desarrollo del lado derecho del cerebro y favorecen la visualización creativa.

Estas son las herramientas, la fortaleza de voluntad y el trabajo cotidiano lograrán el resto. Como cité en un inicio, la creatividad aplicada en cada uno de los quehaceres humanos, lograría beneficios incalculables además de proveernos de una importante dosis de felicidad. Ometeótl.

lunes, 3 de diciembre de 2012

Ceremonia de unificación

Ceremonia de unificación con el Corazón de la Madre Tierra, en el volcán Iztaccíhuatl, el día 22 de diciembre del 2012. 
Al despedirnos en Cantona y en Cholollan, nos dirigiremos con los abuelos a un lugar maravilloso en la majestuosa Iztaccíhuatl. En sus bosques de madroños y coníferas, entre su fauna silvestre y sus manantiales, la magia envuelve a quienes visitan los bosques.

Salimos de Bosque de Águilas en una mañana soleada que nos permitió admirar la Iztaccíhuatl. Acompañados por Carlos y Lucio llegamos, cuarenta minutos después, al llano de Huiloac, cuyo significado en náhuatl es "lugar de agua de palomas". Ahí se realizará la ceremonia y deseábamos pedir el permiso a los guardianes del lugar.

Les hablaré del llano de Huiloac. Se encuentra en el Iztaccíhuatl rodeado de bosques y cascadas de luz. Muy cerca de ahí, una tarde de tormenta y granizo, don Gabino Martínez, vecino de San Andrés Hueyacatitla, fue alcanzado por un rayo. Don Gabino sobrevivió, no así su jumento. Agradecido y seguro de haber sido protegido por la virgen de Fátima, erigió en el llano un pequeño altar junto a un jagüey (del que sólo quedan vestigios). 

Ser elegidos por un rayo, es la historia de todos los integrantes del linaje de "Los Graniceros o Temporaleros" del estado de México, de Morelos y de Puebla. Nuestro maestro don Lucio Campos fue señalado de la misma manera por los servidores encargados de vigilar y de manejar los eventos climáticos para el bien de las cosechas. Es común que los Graniceros también sean instruidos en otros quehaceres como el de la herbolaria, curaciones del alma, o a lidiar con los espíritus adversos. 

Don Gabino eligió el llano de Huiloac por ser considerado, por los habitantes de San Andrés Hueyacatitla,  el corazón o el centro de la Iztaccíhuatl. Ya don Lucio Campos nos había encomendado realizar las ceremonias en Bosque de Águilas y trabajar por el bienestar de la Iztaccíhuatl pues de ella dependemos para que el valle de Puebla mantenga su estabilidad climática y energética, más aún en el nuevo ciclo de energía femenina que está por iniciar. 

Los servidores se comunican de manera impredecible, en ocasiones dejan caer como una cascada una enorme cantidad de informaciones que poco a poco debemos organizar para comprender. La mayoría de las veces envían mensajes tan complejos y específicos como una fina gota de agua. 
Así llegó hasta nosotros la noticia de lo ocurrido en el llano de Huiloac. Sucedió que dos años después de haber sido don Gabino tocado por el rayo, se desgajó una rama de un pino ayacahuite. Los guardias del consejo de vigilancia de comisariado de San Andrés Hueyacatitla descubrieron que una imagen mariana había quedado como huella de ese desgaje. 

El lugar es visitado por la gente de San Andrés quienes agradecen a la Virgen María su presencia en ese lugar. Muchas son las muestras de fe y nosotros decidimos acercarnos a ese lugar, también señalado a Águila Real (Francisco), en una visión.

En cuanto llegamos, uno de nuestros acompañantes expresó sus dudas. Rafael comentó que debíamos permanecer atentos a las señales y de inmediato aparecieron dos enormes águilas. Volaron en círculos sobre nosotros y desaparecieron al completar el tercero . Esa era la señal que necesitábamos, por medio de la cual se nos manifiesta siempre el espíritu, sin importar el lugar en dónde nos encontremos.

Ahí, frente a nosotros se encontraba el pino ayacahuite. Mostramos nuestro respeto y pedimos permiso para llevar a cabo la ceremonia del próximo día 22 de diciembre. 


Don Severino Morales, miembro del consejo de vigilancia de ese sector del Parque Nacional, del comisariado de San Andrés, nos acompañó durante un rato informándonos de los cuidados de la flora y de la fauna del lugar y de cómo se ven favorecidos desde la aparición de la imagen mariana.  

Continuamos entonces hasta un anciano piñón. Un guardián silente que habla el lenguaje del espíritu. También a él le mostramos nuestro respeto y es claro que mantendrá a salvo el llano de Huiloac.


Rafael, Carlos y Lucio a un lado del abuelo piñón
Por último nos dirigimos al manantial, a unos trescientos metros de ahí. "Lugar de agua de palomas", que pertenecerá a quién la madre naturaleza decida para el bienestar de todos los seres grandes y pequeños del volcán. Agua que pronto emanará libre pues el lugar se encuentra vigilado por seres espirituales que no permitirán que la mano del hombre trastoque el equilibrio y la espiritualidad que reina en el llano de Huiloac.

Lo encontré a un lado del manantial...
 Mucho más les compartiremos acerca del trabajo que nos espera y de las informaciones que tenemos acerca de ese lugar. Por el momento  Rafael, César Daniel, Águila Real, los abuelos y yo los esperamos en la ceremonia el día 22 de diciembre con la cual finalizaremos el trabajo de despedida del ciclo y abriremos la energía que nos bendecirá durante las próximas generaciones. 

Partiremos a las dos de la tarde de El Despertar en Bosque de Águilas, ubicado en San Miguel Contla, Puebla, rumbo al llano de Huiloac. Luego de la ceremonia compartiremos una deliciosa comida típica y regresaremos al Bosque de Águilas para continuar con la ceremonia del fuego sagrado y la cena. 

Les pedimos nos confirmen sus asistencia para garantizar el traslado al lugar y su comida. Lleven flores para la ofrenda y quienes decidan quedarse a dormir en el Bosque de Águilas, les recomendamos ir abrigados y con su bolsa de dormir.



Reciban un abrazo luminoso. Eugenia y Rafael

miércoles, 10 de octubre de 2012

Un árbol, una historia

Desde el Molino de Eugenia en Peñamellera Baja, en Asturias (España),  nos unimos a la tarea del Bosque de Águilas en el despertar, en Contla (México). Aquí se plantaron una docena de magníficas arizónicas y allá, dentro de las actividades del campamento infantil, más de cien entre piñones, cedros blancos, ocotes y fresnos. 
En todas las tradiciones encontramos al árbol como un ser protagónico o testigo de sucesos importantes para la humanidad. Basta con citar el manzano tentación que cambió el destino de don Adán y su amada doña Eva. Saltándome las añejas discusiones teológicas, es claro que de no haber existido ese árbol en ese punto de la geografía del paraíso, ni hombre ni mujer hubiesen pecado, o visto desde otra ventana, la metáfora del árbol fue el mejor recurso literario encontrado por el erudito redactor del Génesis. El árbol, desde entonces, se convierte en un elemento con especiales atribuciones más allá de las evidentes, en todas las culturas.
Es claro que los árboles son a la tierra lo que una suave y protectora manta es para un cuerpo desnudo. Ese magnífico ropaje terrestre de tonalidades verdes, rojizas y ocres, además, oxigenan y cobijan a millones de millones de seres terrícolas. 
Sin necesidad de nosotros se reproducen y crecen, pero por nuestra causa miles de millones mueren inútilmente desnudando la tierra. También considero oportuno saltarme el discurso de las funestas consecuencias por la tala irresponsable y regreso a la enorme importancia que el árbol y su colectivo tienen tanto para los habitantes de esta región de Peñamellera Baja, como para los moradores en el Bosque de Águilas.

Aquí, en la antesala de los Picos de Europa, las montañas se cubren con bosques de coníferas, eucaliptos, avellanos y castaños (y muchos otros árboles cuyos nombres desconozco), en Bosque de Águilas, en las faldas de la imponente Iztaccíhuatl imperan los cedros, madroños, encinos, ocotes y tepozanes. Para nosotros, cada uno de los árboles es sagrado, cada uno de ellos podría ser el protagonista de un nuevo génesis de luz y esperanza para la humanidad, por esa razón enseñamos a los niños a respetarlos, a quererlos; por eso mismo nos damos a la tarea de reforestar como agradecimiento a nuestra Madre Tierra.
A los niños se les explica la importancia vital que tienen los árboles dentro del ecosistema, además de  enfatizar las bondades que de ellos recibimos. A los adultos les compartimos las enseñanzas recibidas bajo la sombra de los diferentes árboles sagrados.